NO NOS VAN A METER EN EL ARMARIO

  • Un reducido grupo de personas irrumpe en el recinto festivo del Bilbao Bizkaia HARRO con intención de reventar el evento
  • Ante la presión y amenazas, La Basu ha decidido suspender el concierto que estaba a punto de ofrecer

Hoy es un día importante para la diversidad en Bilbao, en Bizkaia. Es el día en el que da comienzo el Bilbao Bizkaia HARRO 2019, un evento reivindicativo y sociocultural en favor de los derechos de las personas LGBTIQ+. Pero no todo el mundo celebra la diversidad y la libertad de sentir y amar. Y curiosamente esta censura hoy ha surgido desde una minoría ruidosa  que se autodenomina defensora de las libertades.

Un reducido grupo de personas ha irrumpido en el recinto festivo minutos antes de que comenzara el concierto de La Basu acusando al Bilbao Bizkaia Harro de evento “mercantilista” y ejerciendo presión e intimidación para que La Basu no llevara a cabo la actuación prevista y por la que hace semanas tenía un contrato firmado. Finalmente, la artista ha cedido a las presiones y ha decidido no ofrecer el concierto.

Lamentamos profundamente que aún haya quienes  no entiendan  que la diversidad es diversa, aunque esta afirmación parezca una obviedad… Para algunas personas se ve que no lo es.

Desde Ortzadar LGBT Elkartea, asociación organizadora de Bilbao Bizkaia HARRO, reivindicamos el derecho de toda persona a reivindicarse como le dé la gana, siempre desde el respeto y desde la convivencia de sensibilidades e ideas.

Apostamos por un activismo firme, en clave de sensibilización, de transformación, a través de la cultura, de la música, del arte, desde los foros políticos y sociales…

No nos van a callar. Porque trabajamos en favor de derechos humanos, de libertades y porque no estamos por la labor de que nadie, absolutamente nadie, nos meta en el armario.

Pedimos disculpas a todas aquellas personas que se hayan visto afectadas por la cancelación de este concierto y animamos a toda la ciudadanía a unirse al programa de Bilbao Bizkaia HARRO.

Seguiremos luchando. Seguiremos bailando. No nos van a meter en el armario. Pese a quien le pese.